jueves, 15 de noviembre de 2012

Campaña de Regularización Salarial: informe de la movilización 14N


El 14 de noviembre, docentes y estudiantes de la facultad de Filosofía y Letras y de otras unidades académicas, junto a la AGD UBA y al CEFyL, nos concentramos frente al Rectorado en ocasión de la presentación de la resolución del Consejo Directivo  de la facultad que solicita el aumento del 9,76% del Inciso 1 para que todos los docentes de Filosofía y Letras percibamos el salario que  corresponde a la tarea que desempeñamos.

Una delegación de la Comisión Directiva de la AGD-FFyL pudo acceder a la sala donde sesionaba el Consejo Superior pero otro grupo de docentes y estudiantes tuvo que esperar en la calle Viamonte, detrás del clásico vallado que se alza cada miércoles que sesiona el órgano máximo de gobierno de la Universidad de Buenos Aires.

A pesar del pedido del decano de la facultad –y de los consejeros estudiantes—para que se otorgara el uso de la palabra a los miembros de la AGD-FFyL, el Consejo Superior rechazó la petición aun cuando 17 consejeros votaron favorablemente y sólo 5 lo hicieron en contra, dando muestra, una vez más, del carácter antidemocrático de dicho órgano (para poder acceder al uso de la palabra se requiere el voto afirmativo de 2/3 del total de los miembros del CS, es decir, 18 votos)

Tras la exposición por parte del decano de la situación de irregularidad salarial que afecta al 42% de la planta docente, se resolvió pasar a comisión el pedido realizado por el Consejo Directivo de la Facultad de Filosofía y Letras.

Lamentablemente, el rector de la Universidad de Buenos Aires, Rubén Hallú, lejos de contribuir a la resolución del problema,  dedicó la mayor parte de su exposición a argumentar que el problema de los “ad honorem” se vincula con la existencia de docentes que cobran y no trabajan, haciendo trabajar a otros gratuitamente.

El Consejo Superior se ha transformado en un órgano burocrático que vota expedientes sin ningún debate. El único debate que hubo en la sesión de hoy fue el originado por la presentación de la resolución del Consejo Directivo de Filosofía y Letras. En este sentido constituye un hecho político en si mismo haber podido instalar el tema del trabajo gratuito que, aun cuando debiera constituir un problema central, ha estado ausente del debate del Consejo Superior y de la agenda del Rectorado.

¿Cómo seguimos?

En lo inmediato, la Comisión Directiva de la AGD-FFyL informará el día en que nuestro pedido se presente en comisión y asistiremos a su tratamiento.

Entendemos que este fue un paso más en la “Campaña de Regularización Salarial” y luego de haber planteado el problema en el Consejo Superior, el año que viene, también debemos orientar nuestro reclamo hacia el Ministerio de Educación. Así como en 2009 conseguimos una partida presupuestaria que permitió “genuinizar” el salario de alrededor de 100 docentes que cobraban rentas “precarias”, consideramos que es el Ministerio de Educación quien debe instrumentar los mecanismos necesarios y dar una respuesta a este acuciante problema que no sólo afecta a la facultad de Filosofía y Letras sino a todos los docentes de la UBA. Para lograrlo son necesarios la participación y el compromiso de todos/as.

NINGUN DOCENTE SIN EL SALARIO QUE LE CORRESPONDE